Cambiando el mundo poquito a poco

Sé el cambio que quieres ver en el mundo.

Es poner las noticias y sufrir un bombardeo de información negativa: la eterna crisis, el tifón de Filipinas, la violencia de género, el caso Bárcenas, la guerra en Siria, los desahucios, la que está cayendo

Pero hay que recordar que en medio de todo esto, en algún sitio, hay gente buena, aunque no salga en el telediario todos los días, gente que, en mayor o en menor medida, han conseguido aportar su granito de arena para que este mundo, o al menos una pequeñísima parte de él, sea un lugar algo menos malo.

Captura1

Un padre le hace este disfraz a su hijo para que pueda salir en Halloween a pesar de estar en silla de ruedas.

Captura3

Un grupo de marines se rapa la cabeza para apoyar a la sobrina de uno de ellos, enferma de cáncer

Captura5

Este es mi homenaje a aquellas personas que desde el anonimato han conseguido hacerse grandes con pequeños –o no tan pequeños- gestos. Porque a veces necesitamos oír de esta gente que se preocupa por los demás, ver sus caras y sus nombres y apellidos, y creernos de verdad que el ser humano no es malo por naturaleza.

Captura4

Captura2

JAMES HARRISON

Harrison_James

Este australiano de 77 años fue operado del corazón a los 13, intervención para la que fueron necesarios 13 litros de sangre. Esto despertó en él la intención de donar toda la sangre que pudiera en cuanto cumpliera los dieciocho. Cuando comenzó a donar, los médicos descubrieron una anomalía en su sangre: genera unos anticuerpos a partir de los cuales es posible elaborar una vacuna que puede combatir la enfermedad del Rh o de Rhesus. Esta enfermedad se da cuando una mujer embarazada tiene sangre Rh negativa y su bebé tiene Rh positiva, produciéndose una incompatibilidad materno-filial que resulta en anemia grave, problemas cerebrales y otras serias complicaciones.

“El hombre con el brazo de oro”, apodo de Harrison, dona plasma sanguíneo cada tres semanas, y lleva haciéndolo más de 50 años. En mayo de 2011, llegó a su donación número mil, por lo que se estima que ha evitado enfermedades graves e incluso la muerte a más de 2 millones de bebés.

Es el único récord que espero que se rompa.

DON RITCHIE

don ritchie

The Gap, un acantilado en Sydney, es tristemente famoso por ser el lugar elegido por muchas personas para acabar con su vida. Tanto ha sido así que las autoridades australianas han implementado medidas para evitar los suicidios, como vallas, cámaras de seguridad y cabinas de teléfono conectadas a una línea de ayuda.

Pero fue un verdadero ángel de la guarda quien más muertes consiguió evitar. Es Don Ritchie, “The Angel of The Gap”, un hombre cuya casa estaba situada frente al mar, con vistas a este idílico pero triste lugar. Sin embargo, este modesto australiano no se limitaba a disfrutar del paisaje, sino que cada vez que veía a alguien en el lugar de salto, cruzaba tranquilamente la calle y le preguntaba si podía ayudarle en algo. Hablaba con estas personas, e incluso en algunas ocasiones llegó a arriesgar su vida para detenerlos. Cuando recapacitaban, Don Ritchie les invitaba a tomar una taza de té en su casa.

Pese a que no pudo salvar de su depresión a todos los que decidían recurrir al Gap, viendo morir a decenas de suicidas, no le impidió seguir acudiendo a la ayuda de quien lo necesitaba, llegando a salvar, como mínimo, a 160 personas, aunque se dice que el número se acerca más a las 400.

Don Ritchie murió en 2012 a la edad de 86 años, y su pérdida fue llorada por toda Australia, especialmente por aquellas personas a las que hizo ver la luz en su momento más oscuro.

Mi intención era darles la oportunidad de darse cuenta de que las cosas pueden parecer mejores a la mañana siguiente.

597985-don-ritchie

JIM CUMMINGS

jim cummings

Jim Cummings es el hombre que da voz al personaje de Winnie the Pooh en Estados Unidos desde hace más de 20 años, además de interpretar a otros personajes como Tigger, y personajes de otras series y películas: CatDog, Los Simpson, Tarzán o Anastasia. Pero este actor de voz no solo se ha conformado con sacar sonrisas a niños alrededor del mundo a través de la pantalla, sino que ha ido mucho más allá.

Cummings dedica su tiempo libre a llamar a hospitales de todo el país y habla con los niños con su voz de Winnie. Ha alegrado el día a cientos de niños, haciéndoles reír pese a sus enfermedades.

Una vez llamó a un niño autista, quien le pidió que interpretara las voces de todos los personajes a los que había dado voz. Su madre, llorando, se puso al teléfono. “Él no habla”. Le dije: “Ha estado hablando conmigo durante más de una hora” y ella me dijo: “No, mi hijo no habla. Nunca antes había hablado tanto”.

ANTHONY CYMERYS

Anthony Cymerys es un barbero de 82 años que trata de aportar su granito de arena para que los sintecho tengan una vida un poco mejor.

Todos los miércoles desde hace 25 años va al parque Bushnell de Hartford, en Connecticut, y ofrece cortes de pelo y afeitados a quien lo necesite, desde indigentes a clientes habituales. Pero esto no lo hace de forma totalmente gratuita; sin embargo, el precio no es demasiado alto: un abrazo. Sí, este hombre ayuda a cambio de abrazos.

anthony cymerys

Todo el mundo debería salir y hacer algo bueno por los demás.

Una vez vio a un heroinómano que necesitaba un corte de pelo, y le dijo: “Dios, Arnold, no solo eres un desastre, sino que lo pareces. ¿Qué tal si te paso la maquinilla?”.

En junio de este año, la policía echó a Cymerys del parque por no tener licencia para trabajar en un lugar público y por razones de “seguridad e higiene”. Sin embargo, más tarde le fue concedido un permiso especial por sus años de servicio social.

cymerys

IRENA SENDLER

images (1)

He aquí una auténtica heroína. De las que luego se escriben libros y se hacen películas.

Irena Sendler era una enfermera polaca que salvó la vida a más de 2500 niños judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Cuando los nazis crearon un gueto en Varsovia, es decir, un barrio en el que los judíos eran recluidos en condiciones infrahumanas, Irena Sendler se decidió a ayudarles en lo posible. Consiguió un permiso para poder acceder al gueto de forma legal, y ofreció a las familias sacar a sus hijos de allí, convenciéndoles de que, de otra forma, morirían.

Es así como Irena comenzó a evacuar a centenares de niños: en ataúdes, en cajas, a través de una iglesia, en restos de basura… Después, proporcionaba a estos niños nuevas identidades, con nombres católicos y documentación falsa, y los llevaba a un lugar seguro.

Cuando fue descubierta, los nazis la sometieron a torturas para que revelase la identidad de los niños, e incluso la condenaron a muerte, pero consiguió escapar gracias al soborno al soldado que la custodiaba, y permaneció escondida hasta el final de la guerra.

images

Falleció el 12 de mayo de 2008 a los 98 años, después de vivir en el anonimato hasta casi el final de su vida, cuando fue nominada para el Premio Nobel de la Paz y le fue concebida la más alta distinción civil en Polonia: la Orden del Águila Blanca.

Fui educada en la creencia de que una persona necesitada debe ser ayudada de corazón, sin mirar su religión o su nacionalidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s